MÚSICA

DANZA

TEATRO

PATRIMONIO

ENLACES

AUTOR

CONTACTO

MÚSICA COREANA


-"Historia de la Música Coreana", por Song Hye-jin

(publicado originalmente por NCKTPA, Seúl, Corea)



Período Joseon (1392-1910)


VI. Tres Músicos Destacados Durante la Época del Rey Sejong


Sejong


El rey Sejong fue un genio musical capaz de memorizar la música al instante. En el Sejongsillok (Los Registros del Reinado de Sejong) él mismo escribió: “conozco una considerable cantidad de música, y no era poco común durante los ritos ancestrales que un error, aunque inintencional, provoque mi risa, y como una persona con cierto conocimiento musical, he notado durante el banquete que la música ejecutada por los hombres está con cierta frecuencia desafinada”. Él mismo se describe como un hombre con cierto conocimiento de música, pero su genio musical es con frecuencia enfatizado en el Sejongsillok; él personalmente supervisó y organizó las medidas y movimientos de la nueva música de Joseon, y en un relato se declara que él podía con su particular agudeza encontrar una variación infinitesimal en la afinación de un instrumento que ni siquiera los profesionales podían notar. El conocimiento de Sejong en teoría musical y las convenciones de Ye-ak (musical formal) sobrepasan los de los intelectuales que tomaban parte en sus obras musicales, dándole a él una ventaja en el estudio del texto musical Yullyeosinseo importado de China.


Sejong también tomó parte activa en la producción de instrumentos, uniformes oficiales y artículos para dar en tributo a China, llegando incluso hasta seguir personalmente el proceso de fabricación de estos. Estos tres tipos de cosas sería luego pasados a una comisión reguladora de estándares tributarios, una comisión de decoro, luego a un grupo de expertos para una examen minucioso. A veces, las rigurosas revisiones eran seguidas por investigaciones de campo en China, todo lo cual era estrechamente supervisado por Sejong. Sejong es también famoso por su seria dedicación para fijar un sonido estándar para la música A-ak revisada por Pak Yeon, un ejemplo representativo de su interés atipico en la elaboración del Pyeonjong y el Pyeon-gyeong. Cuando se completaba un instrumento, Sejong hacia que lo llevaran al palacio o al Sajeongjeon (cuartos de conferencias para discutir asuntos del gobierno), donde examinaba la exactitud de cada una de las notas del instrumento.


Cuando se estaban componiendo los Hoerye-akmu (música y danza para el Hoeryeyeon), Sejong demostraba una fijación casi obsesiva por investigar el orden de interpretación y movimientos de los bailarines, al igual que los trajes de músicos y bailarines; de acuerdo con la pasión de Sejong, Pak Yeon a reportar sobre el progreso de artículos tales como los instrumentos, atuendo oficial y objetos de tributo a su rey en la forma de dibujos, aunque Sejong, todavía no completamente satisfecho, ordenaba que le mostraran ejemplos reales. Tales piezas y descripciones pictóricas fueron legadas a generaciones posteriores y registradas en el Akhakgwebeom, facilitando la transmisión eficiente de los métodos para los instrumentos y para la fabricación de objetos de tributo de la época de Sejong.


Sejong condujo sus políticas concernientes a la música en forma efectiva al reclutar activamente recursos humanos capaces y ayuda financiera generosa; entre los expertos a los que Sejong encargó la tarea de fabricar instrumentos estaban Nam Geub, Jeong Yang y Jang Yeongsil, quienes hicieron contribuciones de alto nivel. Yu Sanul, otro asistente activo en la revisión de Ye-ak (música formal) por parte de Sejong, escribió que él había tremendamente generoso con el fin de proveerlos con nuevos instrumentos y atuendos; en el lapso de unos pocos años todo había cambiado para bien. La sola creación del Pyeon-gyeong fue una enorme hazaña, que incluyó la extracción de toneladas de jade, el corte de este en miles de pequeños trozos (el número real de campanas es de 500, pero contando el número de intentos fallidos hablar de miles es una estimación racional), y la meticulosa pulida de 500 bloques individuales; a pesar de este tremendo trabajo, Sejong nunca podría ser convencido de dejar esta labor y siguió adelante con toda energía.


La dedicación de Sejong a su causa se refleja bien en el registro de una conferencia en el año 25 de su reinado concerniente al empleo de niños bailarines en el Hoeryeyeon: “así que usted dice que nos falta gente; si nos esforzamos en buscar, deberíamos poderlos encontrar. Si el asunto es dinero, usted sabe que por supuesto yo lo proporcionaré; dígame si lo necesita”.


La percepción clara de Sejong sobre la realidad al reforzar sus políticas musicales es sin duda reconfortante; se piensa que es un factor decisivo en el éxito de Sejong en cuanto a que logró mantener un equilibrio entre la realidad y la justificación de su causa. Sejong puso en claro su posición y discernimiento cuando definió el grado de incorporación y referencia que debía tener la música y los textos chinos respectivamente. Sejong tenía sus preocupaciones en el hecho de que las nuevas canciones y danzas que había revisado se desviaran en forma inoportuna de las pautas, convirtiéndose así en motivos de risa para generaciones posteriores. Sin embargo, a través de su equilibrio en la justificación por su causa y la realidad, él no permitió que la realidad radical de sus esfuerzos lo atraparan; es decir, que él escapó de la imitación china o de la estricta convención, y promovió la creación de un tipo de música formal lo más realísticamente posible.


Un factor interesante es que Sejong trazó una línea definitiva entre la música de China y la de Joseon; durante la construcción del Yulgwan Sejong dijo que la gente de su nación poseía una música característica diferente de la de China, y aunque laboriosos, consultamos sus libros y registros con el fin de construir el Yulgwan ya que no podemos decir que nuestro producto es perfecto. También dijo que ya que la nación está ubicada en la franja oriental del continente, la música coreana es diferente de la de China, y declaró que el A-ak chino es inconsistente de una dinastía al a otra, y que la variación  de los sonidos fundamentales lo demuestran. Sobre la práctica del uso de A-ak durante el Jongmyojerye, Sejong comentó que “la música A-ak no es nuestra sino de China; para los chino que la escuchan a diario, es natural para sus oídos; esta bien que a nuestra gente, que escucha Hyang-ak durante toda su vida, se les haga oír A-ak al morir?” La habilidad de Sejong para diferenciar entre la música de Joseon de la de China fue por supuesto basada en su propio conocimiento musical. Además, él era capaz de declarar con confianza luego de la creación de la nueva música formal de Joseon que “no podemos decir que nuestra música es la más refinada, pero no hay razón por la que debamos sentirnos inferiores a China; quienes son ellos para decir que la suya es superior?”.


Como se ha explicado hasta ahora, las políticas musicales durante el reinado de Sejong estaban basadas en la increíble musicalidad del propio Sejong y en su conocimiento profesional de la música adquirido a través del arduo análisis de los textos musicales. Al mismo tiempo, Sejong, en su empeño por crear una música ceremonial exclusiva de Joseon para que compitiera con la de China, reclutó no solo a profesionales de la música sino también a un gran equipo técnico para que asistiera en la fabricación de nuevos instrumentos; junto con un generoso apoyo financiero, los avances musicales durante la época de Sejong tuvieron influencia en la creación de la más rica cultura musical hasta el momento. Realzados hasta un nivel casi perfecto estaban los procesos de la fabricación de instrumentos y de Yulgwan, la publicación de notación musical, y un sistema de atavíos de danza. Además Sejong logró crear un equilibrio entre tradición y realidad a través de su profundo conocimiento de la realidad de su música y absorbió el estudio de los textos musicales del pasado. Tal sabiduría y conocimiento por parte de Sejong fue la fuerza motriz en el establecimiento de un nuevo A-ak y Herye-ak adaptados, que no eran una simple imitación de la música china y que además no carecían de nada al ser comparadas con sus antecesores.  

MÚSICA