Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

Música Coreana - Guía del Oyente

por Keith Howard

 

(publicado originalmente por NCKTPA, Seúl, Corea)

 

VIII. Pansori

 

a. Introducción

 

   Pansori surgió durante finales de la dinastía Choson (1392-1910), a partir de raíces en la música folclórica y la tradición oral para convertirse en un arte patrocinado popular entre la clase media educada y las clases aristócratas. Esta es una forma compuesta única que combina elementos literarios, dramáticos y musicales (por tanto los textos de pansori son con frecuencia estudiados por especialistas en folclor y en literatura). Además es largo: las interpretaciones de pansori de cualquier historia pueden durar varias horas -los textos coreanos sugieren que pueden ser tan largas como cinco horas. De esta forma a este género se le puede definir como 'narración épica cantada'.

 

   El pansori es interpretado por un solo cantante, alguna vez conocido como kwangsae cuando era hombre, acompañado solamente por un tambor en forma de barril, el puk. El intérprete del tambor es conocido como kosu. El cantante presenta una historia a través de canciones (sori), narración y diálogo (aniri) y acción dramática indicada por gestos simples (pallim). Los cantantes llevan puesto un traje tradicional coreano, hanbok. Se usan dos accesorios, un abanico en la mano derecha y un pañuelo en la izquierda, al cual durante el curso de una presentación se usa para representar muchos objetos. El percusionista hace más que tan solo acompañar, al comentar sobre el texto y actuar como contraste con el cantante. Al final de las frases el emplea 'gritos de apoyo' apropiados (ch'uimsae): olshigu! ("correcto"), choht'a! o 'choch'i! ("está bien"), kuroch'i ("eso es perfecto"), un ut! o chi! glotal, etc. Hasta hace poco el público también tomaba parte en forma similar, dando un sentido de reciprocidad a toda la presentación. Sin duda si el público estuviera callado, un cantante consideraría que era difícil para ellos desarrollar el entusiasmo que describían como hung. Pansori sigue siendo popular y sin duda ha aumentado su atractivo desde comienzos de los años 70, pero el público en Seúl hoy día tiende simplemente a observar; solamente al sur en Chonju en la provincia de Cholla del Norte, en donde hay todavía un festival regular y un concurso de pansori, el público es lo suficientemente conocedor como para participar activamente en una presentación.

 

   Existen desacuerdos sobre la historia del pansori. Aunque se acepta en general que el género surgió de algún tipo de arte narrativo usado como parte de eventos de entretenimiento rural, es difícil reconciliar esto con el estilo en prosa y las alusiones literarias. Investigadores tales como Yi Pohyong y Kang Hanyong están de acuerdo con que p'an designa a un espacio de presentación, típicamente el lugar en una aldea donde desde la antigüedad los ancianos se reunían para ejercer la ley local. Ideas alternativas interpretan a p'an como un bloque de impresión de madera (de esta forma pansori se convierte en una canción grabada en texto) o como una notación musical (pansori se interpreta como una canción con elementos musicales fijos). El segundo caracter, sori, se toma como el término genérico para canción.

 

   La palabra pansori siempre se escribe en el alfabeto coreano. Términos sino-coreanos potenciales incluyen ch'ang, ch'angak, ch'angguk y kukka, donde ch'ang denota a un cantante o el canto, ak música y -guk teatro; estos términos se relacionan principalmente con un tipo de forma operática derivada de pansori hacia comienzos del siglo XX por Ch'anghwan y otros. La forma operática podría tener en sus raíces una copia rústica de géneros chinos o japoneses; en los años 30 esto proporcionó muchas de las grabaciones ahora reimpresas en CD, y también ha evolucionado como un género interpretado por conjuntos de solo mujeres.

 

   Las supuestas raíces folclóricas del pansori arrojan varios retos en interpretación. El primero es que pansori está fuertemente relacionado con la literatura prosódica, dependiendo en gran medida en bloques de frases de cuatro sílabas (sasajo), sin embargo pocos músicos folclóricos itinerantes eran letrados. El segundo es que los textos que tenemos hoy día contienen alusiones a códigos confucianos y a la literatura clásica china. Estos estaban familiarizados con mucha gente de la aristocracia pero con muy pocos aldeanos locales. El tercero es que los episodios de pansori ocasionalmente se tratan de rituales shamánicos típicamente cantados por músicos cuando el shamán toma un descanso; existen muchas relaciones históricas conocidas y documentadas entre cantantes de pansori y músicos shamánicos, pero se ha hecho poca investigación para demostrar cualquier relación entre el pansori mismo y la música de los rituales.

 

   La evidencia histórica que poseemos apoya la idea de las raíces folclóricas. La fuente más antigua para pansori está en un texto de Ch'unhyangga (Historia de Ch'unhyang) de 1754 escrito por Yu Chinhan en un estilo poético chino usando caracteres sino-coreanos. Su hijo, Yu Kum, escribió que incluso por esto, y reflejando la forma en que la cultura folclórica era despreciada por los letrados, él fue fuertemente criticado. Un poema, Kwanuhui, de Song Manjae (1769-1847) nos da una idea al listar 12 elementos existentes, siendo cada uno una historia conocida como un madang o pat'ang. Song admite que disfruta el género pero aun así dice que es vulgar y licencioso. Luego en el siglo XIX el oficial Shin Chaehyo (1812-1884) se convirtió en un famoso mecenas del género. Él recopiló textos para historias y las reestructuró. De acuerdo con Kang Hanyong, Shin agregó ciclos rítmicos apropiados, mejoró los estilos vocales y los elementos de interpretación, inició diferentes estilos adaptados para hombres y para mujeres, y pulió lo que él consideró textos ásperos agregándoles alusiones literarias. Shin dejó un poema, el Kwangdaega, que cuenta mucho acerca de los cantantes de su época. Sus manuscritos fueron guardados por su hijo y nieto antes de que Kang los hiciera públicos en 1969. Si consideramos a Yu, Song y Shin juntos, tenemos una indicación de cómo pansori pasó de un género de las clases bajas a un arte respetable promovido por la nobleza. Linajes orales encontrados en libros como el Choson ch'angguksa de Chong Noshik, primero publicado en 1940, ilustra aun más el desarrollo. De esta forma podemos reunir algo de la historia de este género:

 

   El pansori se estableció bien hacia finales del siglo XVIII cuando Ch'oe Sondal, Ha Undam y U Ch'undae eran activos como tres de los 'Ocho Grandes Cantantes'. Los estilos personales de interpretación de ellos fueron transmitidos a los 'Ocho Grandes Cantantes Posteriores' hacia mediados del siglo XIX. Entre estos últimos estaban Kwon Samduk, Song Hungnok y Mo Hunggap. El pansori alcanzó la cima de popularidad alrededor de la época en que Shin Chaehyo estaba activo. Luego de eso muchas de las 12 historia se perdieron, así que tan solo cinco son interpretadas. Luego de su apogeo, los cantantes de pansori han estado divididos en escuelas, principalmente la así llamada de 'estilo occidental' (Sop'yonje), lírica y emotiva, y la más masculina y fuerte, el 'estilo oriental' (Tongo'yonje). Cada cantante afirma tener un linaje que se extiende desde su maestro(s) remontándose hasta un 'gran cantante' (myongch'ang), típicamente uno de los 'Ocho Grandes Cantantes' o los 'Ocho Grandes Cantantes Posteriores'.

 

   A medida que Corea se abría a occidente a comienzos del siglo XX, el pansori fue rediseñado como una forma operática más apropiada para escenarios urbanos. Este fue ch'angguk que, luego de declinar en los años 50 y 60, se mantuvo, pero promocionado a través de un conjunto nacional que ahora hace parte del Teatro Nacional (Kungnip kukchang) y hace giras nacionales e internacionales regularmente. Luego de la liberación del régimen japonés, Corea cayó en una conflagración civil. La pobreza resultante, y el abandono de las distinciones de clases condujo a un declive en las celebraciones tradicionales -los eventos locales asociados con la fiesta del matrimonio y de hwan'gap (60 aniversario) y los entretenimientos asociados con las chicas de compañía kisaeng. Estos eventos era donde muchos cantantes de pansori hacían dinero, y con su pérdida los músicos fueron forzados a abandonar sus profesiones. Luego, cuando Corea comenzó a modernizarse, el gobierno buscó promover la identidad y fuerza nacionales a través de la preservación de las formas culturales coreanas. El pansori fue nominado como Patrimonio Intangible no. 5 en 1964. Los mejores cantantes fueron designados dentro de esto como 'portadores' y posteriormente comenzaron a recibir estipendios mensuales. Sin embargo las presentaciones siguieron siendo muy escasas, excepto en el caso de fragmentos cortos dentro de eventos escénicos más generales.

 

   A comienzos de los años 70 un grupo de expertos y aficionados dirigidos por Chong Pyonguk, Kang Hanyong, Yi Pohyong y Ko Hyon'guk se unieron como una pansori hakhoe, una asociación intelectual para promover el género. Ellos comenzaron a patrocinar presentaciones regulares de historias completas, no los fragmentos que eran favorecidos por los productores. El patrocinio fue pronto garantizado por Korea Britannica y las presentaciones pronto se hicieron populares con la ayuda de la publicidad generada a través de la revista de la compañía asociada de Korea Britannica, The Deep-Rooted Tree (Ppuri kip'un namu). El éxito probó ser la caída de la asociación, ya que para 1978 los cantantes se consideraban lo suficientemente populares para exigir pagos superiores a lo que el grupo erudito podía recolectar. Y esto nos trae al presente, cuando los clubes de pansori operan en muchos campus universitarios y donde las presentaciones de pansori son frecuentes y con un razonable número de asistentes.

 

   En la actualidad todavía se cantan cinco historias, madang o pat'ang. Muchos cantantes dedican su carrera para llegar a dominar una. Además de esto, Pak Tongjin ha reconstruido una sexta, Pyon'gangsoega y se han creado nuevas piezas de repertorio que utilizan estilos vocales, modos y ciclos rítmicos tradicionales. Esto último incluye 'La Historia de Jesús' (Yesujon) de Pak y 'La Historia del Patriota Ryu Kwansun' (Yu Kwansun chon) de O Chongsuk.

 

   Muchos consideran a Ch'unhyangga como la historia más hermosa de entre las que existen. Esta cuenta la historia de amor de Ch'unhyang, la hija de una dama de entretención retirada, y Yi Mongnyong, el hijo de un magistrado provincial en Namwom en la provincia de Cholla. Esta es una especie de Cenicienta coreana. Cuando Yi ve por primera vez a Ch'unhyang desde lejos, él se enamora. Ellos son casados secretamente por la madre de Ch'unhyang, Wolmae, ya que en esos días la estratificación social de tipo confucianista hacía imposible para la hija de una dama de entretención de bajo nivel el casarse legalmente con el hijo de un aristócrata. Como si fuera la intención desbaratar su amor, el padre de Yi es de repente llamado a Hanyang (este es el antiguo nombre de Seúl). Yi está obligado a seguirlo y deja a Ch'unhyang en Namwom. El magistrado enviado a remplazar al padre de Yi es Pyon Hakto, una persona corrupta, quien le exige a Ch'unhyang ser su concubina, y cuando ella se rehúsa la envía a prisión. Él anuncia que ella morirá el día de su cumpleaños a menos que ella ceda a sus pretensiones.

 

   Mientras tanto Yi Mongnyong ha pasado el examen para el servicio civil más elevado en Hanyang y es nombrado como inspector secreto. Es enviado de regreso a Namwom a investigar las quejas acerca del nuevo magistrado. Arribando en ropas viejas y pretendiendo ser un mendigo, él se encuentra con su viejo sirviente quien no lo reconoce. También se encuentra con la madre de Ch'unhyang quien tampoco lo reconoce. Luego visita a Ch'unhyang en prisión. Revelando quien es, sollozando ella dice que en su penoso estado él no puede hacer nada para salvarla. El día del cumpleaños del magistrado llega y la escena cambia a la fiesta. Yi aparece en el lugar y luego de recibir burlas por partes de las chicas de compañía se le pide que componga un poema. Él lo hace en forma hábil revelando los crímenes del magistrado. Los hombres de Yi huyen, el magistrado es castigado y Ch'unhyang es puesta en libertad.

 

   Igualmente popular, Shimch'ongga cuenta la historia de una joven, Shimch'ong, y de su amor filial hacia su padre ciego, Shim Pongsa. Un día Pongsa cae en una zanja y es rescatado por un monje budista mendigo. El monje le dice que Buda le restaurará la vista si él dona 300 sacos de arroz al templo local. Tontamente él promete hacerlo sin pensar cómo va a poder conseguir tan costosa donación. Shinch'ong se preocupa sobre su situación apremiante y escucha que unos marineros, temiendo al peligroso Rey Dragón del Mar y deseando aplacar su espíritu, pagarían cualquier precio por el sacrificio de una virgen. Ella se ofrece a ellos a cambio de los sacos de arroz. Ellos zarpan y pronto se desata una tormenta. Ella es arrojada al mar y desciende al palacio subacuático del Rey Dragón. Él se siente tan conmovido de su fidelidad a su padre que la envía de regreso a la tierra envuelta en una flor de loto. La flor es rara y hermosa, así que cuando la descubren se la llevan al emperador. Shinch'ong emerge de esta y el emperador inmediatamente se enamora de ella. Ellos se casan en el reino. Shim Pongsa llega al palacio inesperadamente. Él está todavía completamente ciego a pesar de la donación al templo. Al escuchar la voz de su hija se impacta tanto que de repente recobra la vista.

 

   Hasta ahora tenemos dos historias que cuestionan las jerarquías sociales al describir matrimonios entre gente de diferente clase social, una que ilustra la corrupción de representantes gubernamentales y otra que satiriza al budismo. Hungboga, la más graciosa de todas las historias, va más allá cuestionando la relación cardinal confuciana en la cual el espíritu de la verdadera hermandad es visto como el respeto de los hermanos más jóvenes subordinados a sus mayores. Esta cuenta la historia de un hermano mayor malvado, Nolbo, y su virtuoso hermano menor, Hungbo.

 

   Luego de la muerte de su padre, Nolbo expulsa a Hungbo de la casa familiar. Hungbo establece su hogar en una destartalado choza de paja. Un día, una golondrina cae de su nido ubicado detrás de la choza y se parte una pata. Hungbo la rescata y entablilla su pata. En gratitud la golondrina curada le trae a Hungbo una semilla de calabaza. Él la planta y en otoño tres calabazas ya han crecido en el techo de la choza. Al abrir la primera, Hungbo la encuentra llena de dinero. Abre las otras y encuentra seda, arroz, joyas e incluso trabajadores dispuestos a construirle una nueva casa. Nolbo, como se esperaba, está envidioso. Él captura una golondrina y parte su pata. Luego trata de curarla como lo hizo Hungbo. Esta segunda golondrina también le obsequia a Nolbo una semilla. Nolbo encuentra en verano que han salido cinco grandes calabazas. Cuando llega otoño él apresuradamente las abre, encontrando tan solo que están llenas de duendes quienes buscan castigarlo.

 

   Sugungga (Canción del Palacio Subacuático) tiene como fondo otras relaciones cardinales confucianas, la relación entre el rey y los súbditos. Sabemos sobre el Rey Dragón del mar, una tortuga de agua dulce y la siempre astuta liebre. La historia probablemente se desarrolló de una de esos cuentos familiares acerca de tortugas y liebres que se encuentran en todo el mundo. El Rey Dragón sufre de una enfermedad que según los asesores solo puede ser curada al comer hígado de una liebre viva. El rey llama a un sirviente, la tortuga Pyolchubu, y la envía a tierra diciéndole que debe regresar con el animal. La tortuga se despide de su familia y parte. En el bosque se encuentra con un tigre y lucha contra él tan bien que se hace amiga de la liebre. Ella la convence que vaya al mar, diciéndole acerca del maravilloso futuro que le espera si solo visita el palacio subacuático En el palacio la liebre pronto descubre esta locura y se da cuenta que está en peligro mortal. Él le cuenta una historia al Rey Dragón en el cual ella afirma que su hígado era tan solicitado que se vio forzada a esconderlo en el bosque. Promete regresar al palacio junto con el hígado de tal forma que el rey en forma inocente le permite regresar al bosque con la tortuga. Libre y de regreso en tierra, la liebre se ríe de la estupidez tanto del rey como de la tortuga.

 

   La quinta historia es Chokpyokka (Canción del Acantilado Rojo). Tomada de una novela histórica china, Sanguo chiyenyi, la historia empieza cuando tres personas, Liu Pei, Kuan Yu y Zhang Pei se juran lealtad fraternal. Esto es al final del período de la dinastía Han Posterior cuando China decae y los ladrones florecen, y los tres planean salvar al reino. Ellos hacen tres visitas al sabio Chugo Gongming. Este se convierte en su asesor militar, pero las tierras Han pronto son divididas en tres reinos gobernados por Liu Pei, Zao Zao, y Son Kwon, respectivamente. La acción conduce a una batalla en la cual las fuerzas de Liu Pei obtienen una gran victoria. Se ponen en marcha los planes con el fin de reducir el poder de los dos reinos rivales y una batalla clave toma lugar en un río junto a un acantilado rojo. Debido a la lluvia y a una secreta estrategia de fuego, muchas de las fuerzas opositoras son muertas. Otros luego son emboscados en la retirada. En esencia la historia busca inmortalizar a los tres personajes centrales.