Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

Música Coreana - Guía del Oyente

por Keith Howard

 

(publicado originalmente por NCKTPA, Seúl, Corea)

 

X. Canciones Folclóricas

 

a. Introducción

 

   El término usado para 'canciones folclóricas' en los textos coreanos es minyo. En Japón el mismo término fue introducido hacia finales del siglo XIX, probablemente por el novelista Mori Ogai (1862-1922) como una traducción de la palabra alemana volkslied. Corea fue desde 1910 hasta 1945 una colonia de Japón. Aunque está registrado que el Gobernador General japonés en Seúl en 1913 ordenó que se hicieran investigaciones sobre 'minyo' como una forma de recopilar información sobre los coreanos, el primer uso coreano del término que he encontrado está en un artículo de Ko Wimin publicado en la revista Ch'unch'u 2/3 (primavera y otoño) en 1916, 'Choson minyo ui pullyu' (Clasificación de las Canciones Folclóricas). El término también es usado en dos relatos fechados en 1918 y 1924 escritos por etnógrafos japoneses. En pocos años 'minyo' llegó a ser ampliamente usado en escritos de investigadores y periodistas coreanos. El término comprende dos caracteres sino-coreanos apropiados, 'min' para gente o pueblo, y '-yo' para canción. Sin embargo el origen del término y el hecho de que este fuera usado primero por periodistas y etnógrafos entrenados en Japón, quiere decir que este todavía significa cosas diferentes para diferentes personas; de hecho, la percepción académica tiende a ser opuesta a la del pensamiento local.

 

   Comunidades desde los años 20 en adelante han escuchado minyo en grabaciones comerciales hechas en Seúl o Tokyo y publicadas por sellos japoneses. Minyo aquí eran en gran parte canciones populares interpretadas por cantantes profesionales y no canciones locales; en algunos casos el término era usado para designar fragmentos de pansori. En las zonas rurales en la actualidad, el solicitar que se cante minyo muy posiblemente será concedido con el mismo tipo de canciones en vez de canciones locales de trabajo o de entretenimiento que el lo que el término original en alemán indica -y como 'canciones folclóricas' llegó a significar entre los coleccionistas británicos y europeos (hoy, estas últimas canciones son casi siempre referidas simplemente como 'canciones viejas', yennal norae/yennal sori).

 

   En Corea los especialistas identifican dos tipos distintivos de canciones folclóricas. Un tipo, conocido como chont'ong minyo o t'osok minyo, es local en orientación y relativamente libre en términos de construcción estrófica y longitud total. Estas son canciones de la gente, usualmente encajando con definiciones clásicas de canción folclórica: hay muy pocos o ningún compositor reconocido, una historia desconocida (los usuarios locales generalmente dicen que se remonta a 'más de 300 años'), y no texto fijo. Las canciones de la gente varían de aldea en aldea y tienden a favorecer la música y los textos sencillos que son fáciles de memorizar o, en algunos casos, improvisados. Estas son las canciones favoritas de los folcloristas, principalmente los especialistas coreanos como Im Tonggwon (n. 1926) y el ya fallecido Im Sokchae (1903-1998). Solo a finales de los años 70, particularmente con antologías iniciadas con patrocinio de la Academia de Estudios Coreanos (Han'guk chongshin munhwa yon'guwon) y con colecciones para la Oficina de Administración del Patrimonio Cultural (Munhwajae Ch'ong), los musicólogos comenzaron investigaciones y trascripciones a gran escala de estas canciones locales. Para encontrar canciones locales en las aldeas coreanas actuales, uno debe preguntar por 'canciones viejas' (yennal norae).

 

   El segundo tipo de canción folclórica, yuhaeng minyo ('popular') o t'ongsok minyo, está más ampliamente disperso y puede tomar alusiones literarias o textos completos de la música intelectual. Algunas son extraídas de historia de pansori en donde a su turno se desarrollaron a partir de equivalentes locales; un buen ejemplo es Nongbuga, una canción de agricultura en el repertorio de Ch'unhyangga asociada en contextos locales con plantas de arroz. Algunas canciones populares fueron desarrolladas en el siglo XX, o pueden ser identificadas por eventos específicos a finales del siglo XIX, tales como la construcción del palacio real bajo las ordenes del regente de presupuesto, el Taewon'gun, lo que es recordado en Kyongbokkung t'aryong. Estas canciones son en efecto canciones para la gente; pueden ser complejas en estructura musical y contenido dramático, y son o alguna vez fueron cantadas por intérpretes profesionales o semiprofesionales. Escritos sobre musicología de los años 30 y hasta los años 70 estaban principalmente dedicados a estas canciones populares.

 

   Por supuesto la división en dos tipos nunca ha sido totalmente clara. Por el contrario, los cantantes locales han absorbido canciones que consideran atractivas provenientes de conciertos o de grabaciones comerciales, al tiempo que cantantes profesionales han tomado canciones locales y las han reestructurado en una forma que consideran más apropiada para presentaciones para un público que paga por las entradas. Al mismo tiempo, a partir de la fundación de la República de Corea luego de la Guerra del Pacífico, el desarrollo industrial ha sido rápido. Esto ha significado que las canciones de trabajo y rituales han declinado en popularidad y en uso, al tiempo que las presentaciones para entretenimiento han aumentado -no los entretenimientos grupales del pasado, sino las presentaciones en las que un público se sienta y escucha a otros cantar. Las exigencias de los medios de un formato estructurado y de fácil consumo, junto con el aumento de la infiltración local de la televisión y la radio, han acelerado aun más el declive. Los repertorios rurales han tenido que luchar para sobrevivir.

 

   Se han preservado siete géneros de canciones folclóricas dentro del sistema estatal de Patrimonio Cultural Intangible. Tres se ajustan a la categoría popular: Sonsori san t'aryong, canciones alguna vez cantadas por bandas itinerantes (Patrimonio no. 19; designadas en 1968), Sodo sori, canciones del norte (no. 29; 1969), y Kyonggi minyo de la región central (no. 57, 1975). Cuatro son locales, aunque su origen diverso en los primeros tres casos significa que el conjunto designado no representa la totalidad del género: las canciones y danzas femeninas Kanggangsullae (no. 8, 1966), canciones del cultivo de arroz del sudoeste, Namdo tul norae (no. 51; 1973), canciones de cultivo, Nongyo (no. 84; 1985), y canciones de la gran isla sureña., Cheju minyo (no. 95; 1989).

 

   Las 'canciones viejas' han sido revisadas, ya sea dentro del sistema de Patrimonio en el cual el modo, ritmo y contorno melódico se respeta, o para adaptarlo a nuevas ideas musicales. En esto último se han sentido dos influencias opuestas. La música occidental es una de ellas, que en términos de la cultura musical coreana va en ascenso, y que introduce elementos armónicos y rítmicos, junto con la noción de que se requiere del acompañamiento instrumental para apoyar a los vocalistas. La otra refleja la cultura de las masas, minjung munhwa, estrechamente asociada con movimientos para promover la democracia desde los años 70. Dentro de esta, las canciones folclóricas fueron apropiadas como parte de las protestas estudiantiles. Además, los festivales folclóricos y el surgimiento de los medios de comunicación han significado que las comunidades rurales tienen ahora acceso a estilos de canciones provenientes de más allá de sus zonas, y esto ha permitido que músicos de cualquier área imiten practicas vocales e instrumentales de otros lugares. En generaciones pasadas esto pude haber estado ligado con la evolución de las canciones folclóricas populares, pero ahora es indicativo del surgimiento de un estilo nacional, típicamente conectado a los flujos emocionales que son considerados como el reflejo de han, el sufrimiento del pueblo coreano.

 

   Es necesario adicionar otro tipo de canción folclórica. A partir de los años 30, y siguiendo un anuncio de Korean Daily News (Choson ilbo) el 14 de marzo de 1931 con respecto a la presentación de dos canciones compuestas por Hong Nanp'a (Hong Yonghu; 1897 o 1898-1941), se empezaron a producir las 'nuevas canciones folclóricas' (shin minyo). Shin Minyo, a diferencia de las canciones folclóricas locales, dan crédito a escritores y compositores, y cuentan con acompañamientos instrumentales. En Corea del Norte todavía se promueven las canciones equivalentes a shin minyo; en Corea del Sur el equivalente a shin minyo y los sentimiento políticos de minjung munhwa siguen teniendo influencia sobre la mayoría de las composiciones vocales.

 

   Dentro de las canciones folclóricas tradicionales se distinguen áreas estilísticas que corresponden en gran parte con las áreas dialécticas. Esto proporciona la base para las categorizaciones hechas por los especialistas, los cuales distinguen las áreas en general en términos de modo. Las tres áreas principales son Kyonggi (central y oriental), Namdo (suroccidental) y Sodo (noroccidental). Estas últimas, debido al realismo socialista aplicado en Corea del Norte, sobreviven solamente entre los emigrantes en Seúl. Las categorías aplican tanto a canciones folclóricas locales como populares. Namdo minyo proviene en general de las provincia Cholla. Se dice que la comida coreana se hace más condimentada entre más al sur se vaya, y de igual forma la música. Namdo minyo usa tanto una garganta fuerte como gran cantidad de resonancia pectoral. Se alcanza mucha profundidad en lo emotivo dentro de un estilo vocal conocido generalmente como aewon ch'ong ('voz triste') y con la utilización de ciclos rítmicos lentos como chinyangjo (18/8). Los sonidos caracterizan el modo dominante kyemyonjo, una dominante vibrante (ttonun mok) y una appoggiatura descendente, el llamado 'tono quebrado' (kkongnun mok). Estos dos están separados por una tónica un poco vibrada y muy plana.

 

   Sodo minyo emplea en forma abundante la resonancia nasal realzada por el uso de un vibrato amplio y de considerable portamento. Típicamente los contornos melódicos ascienden de un punto inicial bajo hasta un clímax alto y la estructura rítmica permite mucho rubato. La canción más famosa, Sushimga, es un excelente ejemplo del estilo, y es típico hasta el punto que es comúnmente seleccionada como una conclusión cadencial para otras canciones largas. Los que interpretan canciones Sodo son exiliados que se trasladaron a Corea del Sur antes o durante la guerra civil coreana, y cabe anotar que su repertorio con frecuencia también incluye Kyonggi minyo. Estas, las canciones de la tercera área, se dice que son claras y limpias, y poseen una calidad vocal lírica que va de la mano de un ciclo rítmico repetitivo y regular tal como chungmori (12/4) con una pauta firme y moderada. Kyonggi minyo tipifica lo que uno esperaría encontrar cerca a la capital -ya que la provincia de Kyonggi rodea a Seúl- en donde representaciones en escenarios han proporcionado por largo tiempo un mayor impulso al canto.

 

   La isla de Cheju comprende una cuarta área estilística. Cheju fue parte de la provincia de Cholla hasta 1950, pero Cheju minyo es muy distante de Namdo minyo. En algunas partes de la isla se pueden encontrar canciones reminiscentes del estilo Kyonggi; este particularmente es el caso en el antiguo centro administrativo de Songup en el sudeste. Sin embargo el estilo local dominante entre las canciones de cosecha es muy diferente y favorece los ritmos libres y expansivos junto con las líneas floridas tan llenas de ornamentación que es difícil de discernir el sentido textual. Otras canciones tales como las canciones de trillado y las de cuna ofrecen un contraste completo que se caracterizan por la construcción a partir de frases repetitivas cortas y simples. Algunos especialistas distinguen otra área estilística. Esta pertenece al oriente y particularmente al suroriente, a la delgada franja de tierra detrás de la cadena montañosa central de la península coreana. Las canciones de esta zona superficialmente se asemejan a algunas canciones costeras japonesas debido al modo similar conocido en Corea como menari cho, nombre proveniente de una famosa canción. En Corea el modo es básicamente tritónico, basado en intervalos de terceras y cuartas pero con notas de paso adicionales.

 

   Existe otra canción que debe ser mencionada. Esta es Arirang, que en la actualidad es casi como una canción folclórica nacional. En términos de estructura musical, y con respecto a un texto común -que cuenta sobre una mujer que espera desolada a su amado a la orilla de un río- se considera que la canción tiene sus raíces en las regiones montañosas alrededor de Chongson a varios cientos de kilómetros río arriba al oriente de Seúl. La estructura de algunos textos sugiere una considerable antigüedad, pero las estrofas más frecuentemente escuchadas parecen haber surgido en el siglo XIX y comienzos del siglo XX. La primera notación musical de esta canción fue publicada en 1896 en el tercer volumen del Korea Repository, una revista en gran parte patrocinada por la fraternidad misionera. En el siglo XX aparecieron muchas versiones regionales, aparentemente basadas en una canción desarrollada en Seúl a partir de una Chongson Arirang antigua -por tanto esta superpone estilos melódicos característicos de Kyonggi y canciones de zonas más al oriente. La canción Arirang de Seúl es la que se conoce internacionalmente. Algunas de las variantes son ahora casi igual de populares, especialmente Chindo arirang. En el caso de esta última canción se recuerda a los compositores potenciales, incluyendo a Pak Chonggi (1879-1939), mencionado anteriormente como la persona que desarrolló sanjo para la gran flauta traversa de bambú. La importancia de Arirang de Seúl fue asegurada luego de que fuera cantada sola en la proyección de una película nacionalista muda producida por Na Un'gyu en 1916; por tanto muchas palabras reflejan las dificultades y penurias enfrentadas por los coreanos durante el período colonial.