Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.
Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Danza

Técnica y Terapia de la Danza Zen Sun Mu

por LEE Sun-Ock

 

 

IV. La Actitud del Bailarín de Sun Mu

 

   La danza Zen Sun Mu difiere de otros tipos de danza en su estilo, técnica y actitud espiritual. En la tradición budista el practicante de Sun (Zen) o el monje o seguidor, cree y venera los que Buda enseñó. Así que primero que todo, ellos ofrecen respeto a Buda. Segundo, ofrecen respeto al Dharma (la ley de la verdad); tercero, respetan la ofrenda al Sanga (el monje o monja budista). Por esta razón en Sun Mu el practicante no solamente estudia esos tres tesoros, el Buda, el Dharma y el Sanga, sino que también sigue y respeta las enseñanzas del maestro de Sun Mu y también a los estudiantes más adultos y los más jóvenes.

 

   Como un bailarín, la danza meditativa quiere decir que uno está cultivando el ser interior (el verdadero ser) a través de la danza.

 

   Aunque su cuerpo formado desaparezca el ser que está moviendo este cuerpo en este momento continuará. Todo en el mundo material quedará atrás cuando partamos de este mundo, y sin embargo la esencia Sun Mu del ser permanecerá y proseguirá hacia la próxima vida o hacia el reino espiritual (samsara, el ciclo de reencarnación). Por esta razón el practicar Sun Mu en esta vida como un ser social es importante y el practicante debe mantener la esencia, la fuente del ser interior.

 

   El yo del bailarín debe estar en práctica todo el tiempo. Yimoko? Que es esto? Qué es lo que mueve el cuerpo, habla, escucha y escribe en este momento; jugar el papel de hermana, hija, madre, esposa, esposo, amigo. El solo hecho de ser capáz de interpretar todos estos roles es como el actor que interpreta una parte de su vida, actuando sobre el escenario en la arena de la vida. Incluso si uno no busca el yimoko, quien interpreta estos papeles en la arena del teatro de la vida es como un capullo sin entrañas. Cual es mi verdadero trabajo o papel en la vida? Cualquiera y cada uno piensa en este asunto en algun momento. Pero que tanto hay de verdadera búsqueda de ese verdadero “yo”? Tan solo aquellos que quieren conocer el verdadero propósito de su vida buscan el verdadero yo. Aquellos de nosotros que entienden la importancia de la meditación, la práctica Sun Mu, se dan cuenta que el verdadero propósito de nuestras vidas es practicar diligentemente mientras exista este cuerpo formado.

 

   Los seis sentidos son escuchar, ver, hablar, sentir, pensar y saborear. El séptimo sentido es la conciencia de la memoria y el octavo es el registrar lo que uno ha hecho en vidas pasadas y en esta vida. Incluso se registran las causas kármicas de la vida pasada y los efectos de estas. Todas estas memorias se guardan en una especie de deposito de la conciencia. Al creer y practicar la enseñanzas de Buda, el Dharma, Sanga y los maestros, esto debe implantarse en nuestra conciencia; por tanto, esto se restablecerá en nuestra conciencia araya (memoria). Esta verda debe ser desentrañada y expresada en la forma de la danza Zen Sun Mu. El movimiento expresado representa el ser. Muchos maestros de Zen han enseñado y transmitido esta misma verdad a lo largo de los siglos; la verdad será diferente dependiendo de la habilidad de la energía consciente del individuo y de su buena disposición por el despertar de la verdad. Con frecuencia una simple verdad pudo haberse transmitido sin ningún sentimiento; cada uno experimenta en forma diferente aquello que toca el alma. Muchos bailarines de Sun Mu explican las mismas verdades, pero la actitud o disposición del oyente no es la misma. El practicante puede alcanzar y entender la práctica actual de Chamsun (meditación Sun coreana) a través del esfuerzo de la conciencia a cada momento. Este esfuerzo continuo en la práctica Sun Mu le permitirá al bailarín de Sun Mu expresar su yo interior, su mente subconsciente y la conciencia araya con libertad en cualquier momento y lugar.